Consejos
24 de agosto, 2017

Anuncios nada saludables

Compartir

Estamos tan acostumbrados a que nos enseñen una realidad ficticia que ya casi ninguno de los anuncios nada saludables que vemos a diario mueve nuestro espíritu crítico ni nos levanta del sofá.  Recuerdo a mi abuelo cabrearse y cuestionarse la veracidad de los spot cuando yo era pequeña, recuerdo como mi abuela decía: «no es para tanto», y él se cabreaba aún más. Sí lo era, sí lo es.

Pues bien, hace unos días un anuncio me levantó de mi asiento, y eso que no estaba mirando, pero oí la frase: “mala madre” y dije hasta donde hemos llegado. Espero que la intención no sea la de hacer creer que una es una mala madre porque el hijo no se coma todo el plato, y que te conviertes en buena cuando le das unos polvos al niño con sabor a chocolate, porque si ese es el mensaje se contradice con todos los estudios que dicen que un niño tiene que morder, descubrir texturas y acostumbrarse a nuevos sabores y que las verduras y frutas son la base de una alimentación saludable.

También me levantan de mi asiento los anuncios de cereales de régimen, que anuncian chicas que no necesitan estar a régimen, y que se intentan poner pantalones tres tallas por debajo, que tal si prueban con pantalones de su talla, estas chicas tienen ya una talla saludable.

Nos bombardean con anuncios de alimentos para adelgazar protagonizados por gente que no necesita adelgazar. Y para colmo la mayoría de las veces la protagonista es femenina. ¿Por qué? ¿Hay más obesidad en mujeres que en hombres? La respuesta vuelve a ser no, la ciencia vuelve a dar la espalda a los publicistas.

Entonces solo me queda una conclusión: la presión por el aspecto físico hacia las mujeres extiende uno más de sus tentáculos bajo la palabra saludable.

La alimentación y el ejercicio físico son dos aspectos básicos para gozar de buena salud y como consecuencia tener una buena imagen, pero hay bastantes formas muy poco saludables que nos dan buena imagen, ahí está el peligro.

Nos tenemos que aceptar y querer sea cual sea nuestra imagen, los complejos no siempre desaparecen con los kilos. Pero comiendo bien y moviéndonos hacemos que nuestro cuerpo y nuestra mente funcionen mejor y podamos, entre otras cosas, levantarnos de nuestro asiento y cuestionar los anuncios nada saludables que nos quieren vender.

Comentarios recientes

  • Maria Laura Minolli: Què pasa con las harinas, la leche, y el azùcar, que muchos lo tratan como VENENOS...y antes eran tan necesarios…

    Comer bien: dieta y naturaleza
  • Mery Barbáchano: Me parecen muy aprooiados y coherentes los comentarios. Y me hace reflexionar mucho la parte en la que haces referencia…

    Comer bien: dieta y naturaleza

Descubre mis recetarios

Omnívoros Crudiveganos OvoLacteoVegetarianos Veganos